Rebelarse vende

Por desgracia, la idea de la contracultura está tan incrustada en nuestro concepto del mundo que influye poderosamente en nuestra vida social y polí­tica. Además, se ha convertido en el modelo conceptual de toda la polí­tica izquierdista contemporánea. De hecho, ha sustituido casi por completo al socialismo como base del pensamiento polí­tico progresista. Pero si aceptamos que la contracultura es un mito, entonces muchí­simas personas viven engañdas por el espejismo que produce, cosa que puede provocar consecuencias polí­ticas impredecibles.

Estamos ante el concepto de la contracultura en todo su esplendor. La población no se enfrenta a una clase dominante ni a un sistema opresor que les empobrece. El problema consiste en que están prisioneros en una jaula de oro y han acabado adorando su propia esclavitud. La “sociedad” les controla al limitar su imaginación y suprimir sus más profundas necesidades. Para solucionarlo, tendrí­an que huir de la conformidad. Es decir, deben rechazar la cultura por completo. No les queda más remedio que crear una contracultura basada en la libertad y la individualidad.

El concepto de contracultura, a fin de cuentas, se basa en un equí­voco. En el mejor de los casos, es una pseudorrebeldí­a, es decir, una serie de gestos teatrales que no producen ningún avance polí­tico o económico tangible y que desacreditan la urgente tarea de crear una sociedad más justa. Es una rebeldí­a entretenida para los rebeldes que la protagonizan y poco más.

Rebelarse vende de Joseph Heath y Andrew Potter. Taurus Pensamiento, 2005.

Creativo editorial y fotógrafo. Coordinador en Muare Festival. Gestor cultural en Colectivo Ufca. Educador artístico en fanzines, autoedición, creatividad y fotografía.

Comentarios

  • 2 octubre 2006

    pablo

    lo he leido , acojonante, y es muy constructivo una persona inteligente aunque se tire del rollo de la contracultura, al leerlo progresará como persona , se dará cuenta de bastantes cosas y vomitara cada vez que le hablen del rollo alternativo y etc

    imprescindible!!

    (por cierto no es por criticar el blog… pero el resumen bastante escueto)

  • 2 octubre 2006

    mon

    Pues si pablo, en este caso me quede muy corto.

  • 24 septiembre 2007

    Araboushim Arkhipov

    Pienso que este libro no es más que el resultado de un análisis basado en la atorrante fórmula de “PRAGMATIZAR” que impera en la mentalidad de quienes no manejan más en su cabeza que los dos procesos indispensables para el éxito en la cultura capitalista : COMPRAR Y VENDER. Carlos Marx decí­a que “ser radical es ir directamente a la raí­z de los problemas” y en una sociedad dicha raí­z son los hombres y mujeres que la componen, y precisamente uno de los problemas de esta sociedad contemporanea es la busqueda de un pragmatismo, de una inmediatez que sin duda alguna produce un mundo consumista, undesprecio o ignorancia por el impacto ambiental y un sometimiento indispensable (e inteligente… la inteligencia puede ser un arma de doble filo,ñ caso no vivimos en un mundo donde priman las razones para ser irracionales?) a ese proceso de dos pasos (comprar y vender). Creo que estos dos señores confunden la contracultura con la creciente industria juvenil que busca vender estilos de vida prefabricados, incluyendo la rebeldia. Si estos señores tuvieran en cuenta no solo el ambito falso y superficial de estos procesos de resistencia, se darian cuenta que la clave de la contracultura real, se encuentra basada en la pedagogia, en el acceso y viraje en la educacion de los jovenes hacia una postura critica que genere (en el ambito que sea, ciencias, politica, ecomónomia) una verdadera transgresión, es decir que a través de propuestas novedosas que no sólo se enfoquen a una ganancia economica, sino que al mismo tiempo involucren un mejoramiento social, ambiental, politico, económico, cultural, perceptivo y demas. Obviamente procesos de este tipo requieren mucho mas tiempo y planteamientos más profundos por lo que abarcan precisamente un cambio profundo en la forma de analizar y solucionar las necesidades sociales de los individuos, y no se pueden reducir a formas pragmaticas que involucran, al igual que el sistema capitalista, una alienacion a traves de argumentos que sean digeribles a dichas cabezas prefabricadas de la sociedad de consumo… recomendaria la lectura del libro de Paulo Freire “La pedagogí­a del oprimido” para compensar todos los procesos que PREMEDITADAMENTE han obviado estos dos señores para desvalorar los procesos de la contracultura… porque me imagino que su libro se vedera muy bien, no? je je je je je…