Home  /  fanzines   /  Pez en Sobredosis de cafeí­na

Pez en Sobredosis de cafeí­na

En el nuevo fanzine Sobredosis de cafeí­na me ceden un espacio para que me haga el interesante y hable de Pez. El resultado es éste:

Pez no es mi primer fanzine, sin embargo es el que más satisfacciones me ha dado, y la verdad es que no se muy bien porqué. Intuyo que quizás se deba a que por primera vez hago un fanzine sobre un tema que verdaderamente me apasiona: la edición independiente – y otros artefactos comunicativos, que dice el amigo Alejo – . Tal vez en las anteriores ocasiones lo que me resultaba más excitante era el propio hecho de la edición en si, y aunque irremediablemente escribiera sobre lo que me interesaba, se solí­an colar un centenar de contenidos más o menos colaterales, o que me debí­an interesar muchas más cosas que ahora – de esto doy fe – aunque quizás no fuera nada de eso o tal vez todo a la vez. Quien sabe.
Lo que objetivamente si ocurre es que Pez me proporciona un torrente de sinergí­as positivas, y este es el verdadero porqué. Me motiva regresar del curro, o de un finde por muy divertido que haya sido, y ponerme un ratito a pensar en el proyecto. Me encanta haber confluido con todas esa gente que se ha acercado al fanzine – esto es además una cosa que me ha sorprendido enormemente, esa capacidad de ilusionar y de seducir que tiene Pez, vete tu a saber debido a que – . Con lo que tenemos la ecuación mágica: me encanta lo que hago, conozco gente interesante y además es sólo un hobby y no un trabajo – esto último es mucho más importante de lo que podrí­a parecer – .
El proyecto surgió después de unos seis años de no editar nada en papel. Cuando terminé con El Virus Púrpura – en el sentido más literal – me refugié en un medio nuevo y para mi fascinante como son, aún, los blogs y todas sus variantes. Pero no obtení­a el feedback que tení­a de la época heroica de la edición grapada, además hubo un salto generacional ahí­, y perdí­ parte de la parroquia reunida durante años, ya que la red es otro medio, con otro lenguaje, con otra finalidad y sobre todo con la necesidad de tener algún gatchet para acceder y controlar éste. Entonces me plantee volver al papel, aunque con presencia en la red, mediante blog y pdf descargable. Y por eso Pez se edita en papel y en pdf. Trata de lo que trata, en parte, porque es de lo que llevo seis años hablando en mi blog, Monoaural, que es básicamente de: fanzines, libros, revistas, podcast, blogs, grafitis, stencils, camisetas, redes, chapas… toda esa iconografí­a pop que han hecho de esta generación la más hipercomunicada. No importa que no tengas nada que decir, dilo. Y para ello te puedes valer de todo lo que tienes a mano. Por eso Pez comulga de lleno con la filosofí­a Dot it yourself (DIY) – hazlo tu mismo -, por eso incluimos tutoriales e intentamos motivar a nuestros lectores a que se levanten y ¡griten! algo.

Descárgate en PDF el nº 1 de Sobredosis de Cafeína

Creativo editorial y fotógrafo. Me interesa la narratividad fotográfica y literaria. Preparando un estudio sobre fanzines.

Sorry, the comment form is closed at this time.