Blog

Home  /   Blog

Torremolinos 73 retrata la descolorida forma de vida de nuestro paí­s durante la década de la muerte del dictador, mientras nos divierte a ratos con la hilarante historia de un matrimonio que encuentra en la realización de porno doméstico y amateur la salida a su penuria económica. La pelí­cula también ilustra la lucha de los protagonistas por conseguir sus sueños.

La gente se casa. Es algo que pasa de vez en cuando en nuestras vidas. Tienes amigos y esos amigos aunque dijeran hace años que no lo harí­an, un buen dí­a te mandan una invitación y lo hacen. Reunirse en una boda amiga es algo divertido e irrepetible. Sabes que cada vez queda menos gente por casar y menos posibilidades de

Hoy hemos tenido en casa a un colega. A, además de alemán es psicólogo, lo que nos ha dado para chalar de lo que esconde la mente humana disfrazado de miedo, agresividad, poder y querer. En el fondo todos somos tan parecidos que nos entendemos aunque hablemos distintos idiomas, y según J, tengamos distinta composición de tomates y lechugas en sangre

O como pasar del pase vip y la alfombra roja al backstage y al making of. Si la semana pasada mi calle se llenó de glamour con las estrellas del festival, ésta estamos en pleno rodaje de El puente de San Luis Rey que se localiza en las calles del centro de Málaga. Así­ justo a la puerta de casa encontramos

Los niños juegan muchas veces a ser mayores, la gran parte de las veces sin saberlo, y lo hacen a diferentes juegos según su latitud, educación y recursos Los niños de mi pueblo juegan a hacer chavicos, un juego para mi escalofriante. Construyen un paso pequeñito al modo de los que sacan los costaleros en las semanas santas y le

Lo mejor de la última generación de programas basura es su concepto revolucionario. La televisión vive el momento más creativo, transgresor y surrealista de su historia. Programas como Hotel Glamour hacen que dí­a a dí­a la caja tonta está más cerca de la vida real, de la borrachera de fin de semana, de las pasadas del barrio, de las crí­ticas